martes, 1 de junio de 2010

Masaje Thailandés



El masaje thailandés es una síntesis del yoga, el ayurveda y la meditación. El masaje se realiza en una colchoneta en el piso utilizando ropa holgada y cómoda que permita amplitud de movimientos y una respiración libre. El masaje thailandés incorpora movimientos rítmicos, presiones (con palmas, con pulgares, con codos y con pies) en las líneas de energía (líneas sen), estiramientos suaves, movilización articular y actividad respiratoria; lo cual crea una suave “danza” que fluye alrededor y por el cuerpo del receptor, generando vitalidad y un estado meditativo. Este masaje también suele ser nombrado “yoga para vagos” por los movimientos a los que se lleva al receptor inspirados en las asanas (posturas de yoga).




Sus orígenes se remontan a la India de hace 2500 años atrás, a la medicina ayurvédica y a la propagación del budismo. El masaje thailandés se desarrolló durante siglos dentro de los templos budistas.




El masaje thailandés es beneficioso para todas las personas, desde los jóvenes hasta los ancianos, desde los que tienen tendencias sedentarias hasta los que practican cotidianamente disciplinas corporales.


Beneficios del masaje thailandés:

· Tonifica, estira y elonga los músculos;

· incrementa la flexibilidad de la musculatura, los ligamentos, las fascias y los tendones (previniendo lesiones);

· mejora las articulaciones al segregar en ellas líquido sinovial;

· mejora la circulación sanguínea y linfática;

· alivia la tensión muscular;

· alivia la tensión excesiva en el sistema óseo, incluyendo la columna vertebral;

· ayuda a corregir problemas óseos y problemas de la columna vertebral como la cifosis, la escoliosis y la lordosis;

· ayuda a equilibrar el metabolismo;

· refuerza el sistema inmunológico;

· aumenta el flujo energético y la fuerza vital;

· induce un estado de tranquilidad mental;

· logra una relajación profunda (física y mental);

· disminuye niveles de estrés;

· mejora el alineamiento (eje, equilibrio) y el centramiento (enraizamiento);

· tonifica el sistema nervioso;

· estimula las funciones del sistema parasimpático;

· disminuye las reacciones psicosomáticas;

· regula las funciones endócrinas;

· incrementa la capacidad respiratoria;

· favorece el buen funcionamiento de los órganos internos;

· estabiliza los estados de ánimo;

· incrementa la capacidad perceptiva y sensorial;

· aumenta la autoestima;

· mejora las relaciones interpersonales;

· aumenta el potencial creativo, la capacidad de atención y mejora la memoria.

· Los efectos mencionados tienen relación con el despertar de la capacidad intrínseca del cuerpo de curarse a sí mismo.

Atención y tratamientos en Argentina y Uruguay















1 comentario:

maria noel dijo...

Que bueno todo lo que han logrado!!!!!!!!! Me alegro mucho de corazón, me encanto la pagina, cualquier cosa que necesiten a las ordenes!! y cuando pueda me voy a dar una vuelta para conocer y tomar algún masaje que me vendría muy bien!!
Les mando un beso grande.